Google Hangouts: una aplicación para comunicarte con familiares y amigos sin costo alguno, aunque muy poco conocida

hangouts-300-gsuite

Google Hangouts es una herramienta ideal para interactuar con amigos y familiares a través de mensajes de texto, llamadas de voz o videollamadas, que se sincroniza automáticamente y funciona con cualquier dispositivo o computadora gracias a Google Chrome.

Google Hangouts es una especie de mensajería instantánea, con una interfaz similar a otras disponibles. Gracias a esto encontrarás que las conversaciones son fáciles de iniciar y podrás compartir fotografías, emojis, visualizar cuando tus amigos han leído tus mensajes enviados y hasta cuando te estén respondiendo. Lo mejor: podrás conectarte con cualquier persona alrededor del mundo que tenga una cuenta Google+, sin costo alguno.

Para contactar a una persona con voz o video se requiere tener acceso a algún operador de telefonía, es decir, contar con una línea de acceso a Internet (preferiblemente ADSL). Adicionalmente el ordenador deberá contar, por supuesto, con micrófono y altavoces. En el caso de video también requerirá de una cámara. A diferencia de Skype, Google Hangouts permite hacer llamadas de voz o video hasta a diez personas de forma simultánea.

Google Hangouts permite hacer charlas públicas; esto quiere decir que cualquier persona puede acceder e intervenir en ellas desde un enlace facilitado por alguno de los moderadores. Son especialmente útiles en ámbitos académicos y laborales ya que pueden ser utilizadas para debates, tutoriales, foros, conciertos, etc. Las charlas se pueden activar o emitir desde un Smartphone, permitiendo la función de compartir vídeos, manifestaciones, sucesos o eventos que consideres interesantes. Sólo hace falta indicar el enlace para conectar.

Puedes personalizar tu Hangouts bajo tu propio dominio con las aplicaciones de negocios de Google llamadas Gsuite En cuanto a calidad, Google Hangouts se prepara para alcanzar el estándar de alta definición, aunque por ahora sólo está capacitado para adaptarse al ancho de banda de la conexión que posean tanto el emisor como el receptor, y varía dependiendo del país de acceso.